Navigation Menu+

Características de la Aguja para afieltrar

 

Las agujas para afieltrar están hechos de acero y son entre 7,5 cm a 9 cm de largo. El gancho en forma de L encaja en equipos multiagujass o nos sirve como “manilla” para poder manejar la aguja. La parte de las escamas de la aguja generalmente es un tercio de la aguja, su forma es triangular (más común) en su sección transversal, o sea tiene tres bordes con una serie de lengüetas cortadas en uno o más de estos bordes. Estas púas cogen y mueven las fibras entrelazándolas entre si a medida que bajas y subes, haciendo el afieltrado.

El número, la distribución, la profundidad y el ángulo de las púas dictan cómo la aguja funciona. Dependiendo del fabricantes las agujas van del numero 32 (la mas gruesa) a la 42 (la mas fina) o también tienen la clasificación de fina, intermedia y gruesa. La aguja intermedia equivale a la numero 36. Idealmente las agujas mas gruesas son para iniciar tu trabajo y las mas delgada para finalizar los detalles.

En cualquier medida las agujas son finas y fácil de romperse, si la trabajas con inclinación corres un alto riesgo de que se rompa. Las agujas mas gruesas van muy bien con los vellones de mayor micraje, mientras que las mas finas son buenísimas para el trabajo con el vellón fino como el merino o con fibras como la seda. Además pueden variar en su forma desde la mas común la triangular a la estrellada y la corona. Agujas estrelladas (4 bordes)tienen un alto número de púas, pero están diseñados para penetrar fácilmente y firme, avanzas mucho mas rápido . Las agujas triangulares (3 bordes) son las mas tradicionales y funcionan para todo tipo de trabajo. Mientras que las coronas tienen una corrida muy pequeña de púas en la punta de aguja lo que sirve para realizar trabajos mas precisos, o sea, menos púas permiten una mayor precisión.

Además existen en el mercado los multiagujas o punch, en los cuales puedes montar desde 1 a mas de 20 agujas para poder trabajar a la vez y dar mucha mas rapidez y facilitar a tu trabajo. Y siempre es recomendable tener a mano unos dedales para protegerte ya que aunque tengas mucha experiencia siempre te jugaran una mala pasada.

A mi me gusta mucho ocupar los dedales de goma, para contar billetes. Los doy vuelta y dejo la parte porosa hacia adentro, lo bueno con estos dedales es que se fijan perfecto al dedo y además la aguja pincha pero no traspasa a diferencia de los dedales de metal que pueden dañar la punta de tu aguja ya demás se resbalan fácilmente.

Muchísima suerte y bonito afieltrado!!!