Navigation Menu+

Algunos datitos para que tu creación en fieltro quede estupenda!

 

Para que no se mueva tu diseño: antes de empezar a amasar presiona el vellón con las manos. Empieza muy suavemente y aumenta progresivamente la presión. Esto es muy importante porque de otro modo se te va a mover y correr el diseño.

Para mojar: el agua debe caer en forma muy suave. Si agregas el agua con mucha fuerza, se pueden producir pequeños agujeros. Recuerda que nunca debes poner exceso de agua ni de jabón, si no tus fibras flotaran o resbalaran y no afieltrarán o demoraran mucho mas.

Para el amasado: el amasado debe comenzarse muy suavemente. Poco a poco vas a ir aumentando la presión, hasta llegar a amasar en forma vigorosa. Siempre con mucha calma y paciencia.

El fieltro requiere cariño y dedicación. No te va a quedar bien si lo haces a rápido y sin paciencia.

Y cuando esta listo?: verifica con tus dedos que no queden hebras de vellón sueltas. Pueden quedar algunos pelos, pero no debe levantarse el vellón. Si se te levanta es porque  aun no has terminado de amasar y debes seguir haciendolo.

Cuando veas que el fieltro ya esta firme, es hora de lavar. Retiras la esterilla de bambú o el plástico y lavas tu diseño bajo el chorro del agua.

y casi llegando al final: primero haces un lavado con agua caliente, luego lo pasas por agua fría y repites el lavado: nuevamente agua caliente y terminas con agua fría. De esta forma no se apelotona.
Para lavar tu fieltro puedes ocupar vinagre, para que la lana vuelva a su PH o lavarlo con shampoo y acondicionador para suavizar (es pelo!).

Cuando terminas de lavar el fieltro, refrigéralo doblándolo por la mitad. Hazlo con suavidad. De esta forma se terminan de fieltrar los pelos que pudieron quedar sueltos y te aseguras un excelente resultado.

No son reglas, solo datos que me han dado muy buen resultado!

Muchísima suerte!